Los primeros conceptos básicos y más importantes de la navegación a vela son barlovento y sotavento. Son dos conceptos que indican la dirección del viento en relación a la embarcación y a nuestra posición en el mar.

Barlovento: parte de donde viene el viento, con respecto a un punto o lugar determinado.

Sotavento: la parte opuesta a aquella de donde viene el viento con respecto a un punto o lugar determinado. Hacia donde va el viento.

Imaginemos el mar como si fuera una montaña y que el viento siempre sopla desde la cima (arriba), hacia el valle (abajo). Barlovento seria la cima y sotavento el valle, por lo que siempre será más difícil subir a barlovento y tendremos tendencia a caer hacia sotavento (hacia abajo). Como en una montaña con pendiente, no podemos hacer un camino directo hacia la cima, hay que hacer una camino de zigzag para poder subir. En navegación la subida seria un rumbo de ceñida y la bajada serían rumbos de largo o de popa.

Curso de navegación a vela: Dirección del viento

El viento impulsa a un barco desde todas las direcciones con la única excepción de la navegación con la proa frente al viento. Si nos encontramos en esta situación estaremos “proa al viento”: las velas ondean y el barco se para.

Rumbo de ceñida, navegar formando el menor ángulo posible contra la dirección del viento, con un ángulo de 40º a 45º respecto a la dirección del viento. Es el rumbo que nos permite subir hacia barlovento. En este rumbo el barco tiene tendencia a escorar (inclinarse) y el viento aparente es mayor al real.

Rumbo de través, en dirección perpendicular al viento 90º, no subimos ni bajamos respecto al viento. Es uno de los rumbos más rápidos.

Rumbo de largo, es el rumbo de mayor velocidad para ir hacia sotavento, con un ángulo aproximado de 120º a 160º respecto al viento. El viento aparente es menor al real, ya que nuestra velocidad es de la misma dirección que el viento.

Rumbo de popa, cuando el viento entra por la popa. Aunque a priori podríamos pensar que es la mejor opción para una rápida navegación, en la práctica resulta inestable y con posibilidad de cambios de lados de la botavara (trasluchadas) no buscadas. El viento aparente puede ser nulo y el barco está completamente plano.